Neumáticos de invierno ¿Que son? y ¿Por qué usarlos?

Probablemente hayas oído hablar de los neumáticos de invierno, especialmente cuando acaba el verano y comienzan las bajas temperaturas. Pero existe un desconocimiento bastante grande sobre ellos, especialmente en zonas en las que no nieva o llueve en exceso en invierno.

El poco uso de estos en España probablemente es debido a este desconocimiento. Piensa que aumentan la seguridad (tracción y estabilidad) del vehículo que los lleva, sobre la nieve, el hielo o bajo la lluvia.

Además existe una idea errónea sobre las ruedas de nieve. Que solo son útiles sobre nieve o hielo. Un mito urbano, ya que estos neumáticos nos ofrecen una mayor calidad de conducción sobre todo tipo de terreno, sea nevado, húmedo o seco siempre y cuando las temperaturas sean bajas (menores a 7 grados).

Esto, junto con ser una alternativa legal a las cadenas obligatorias para la nieve  y su sencillo montaje (como cualquier otro neumático) hace que sean una opción a tener en cuenta en cuanto las temperaturas bajan. Así que no está de más, que te informemos sobre ellos, pues si vives en una zona de frío invierno, pueden venirte como anillo al dedo.

¿Qué son los neumáticos de invierno?

Los neumáticos de invierno o de nieve, son un tipo especial de neumático adecuado para todo tipo de coche. Diseñado especialmente para conducir en bajas temperaturas, confiriendo una mucho mayor adherencia sobre hielo o nieve que los neumáticos normales. Y más adherencia que estos sobre cualquier terreno en el caso de que las temperaturas sean bajas.

Esto lo consiguen a través de un dibujo de la marca de rodamiento mucho más profundo. Para una mejor evacuación del agua y una mayor cantidad de laminillas que el vehículo normal, de forma que el agarre sea mejor.

Los neumáticos de nieve se diferencian por la marca de M+S (Mud and Snow) que significa “Barro y nieve” en español. Esta marca en los neumáticos significa que son ruedas de invierno y puede ir acompañada de un pequeño símbolo con una montaña de tres picos y un copo de nieve dentro. Este último símbolo significa que han sido probados en condiciones extremas (mucha nieve).

Si el neumático lleva “M+S” además, este será una alternativa válida a las cadenas. De forma que en cualquier zona de montaña o nieve en la que la ley nos obligue a llevar cadenas, como lo son la mayoría de puertos de montaña del norte de España durante el invierno y parte del otoño, no tenemos porqué hacerlo si contamos con este tipo de neumáticos instalados.

Las cadenas son más baratas por otro lado que los neumáticos de invierno. Pero las cadenas deben ser montadas y desmontadas y se usan solo una vez. Mientras que estas ruedas de nieve podemos llevarlas durante todo el invierno sin preocuparnos y consiguiendo incluso un mejor desempeño que el de nuestros neumáticos habituales.

Su precio es normalmente un 10% superior al de los neumáticos normales. Pero es una diferencia bastante baja, si tomamos en consideración la gran mejora en seguridad que ofrecen. Y la comodidad de no tener que poner y quitar las cadenas si atravesamos zonas de nieve. Son el complemento perfecto para todos los que vivan en zonas nevadas o hagan viajes a la montaña por turismo o esquí.

¿Por qué usar estos neumáticos?

La primera y más obvia de las ventajas de los ruedas de invierno es la mejora en seguridad que nos procuran en superficies mojadas, nevadas y de hielo, donde unos neumáticos habituales no tienen el suficiente agarre.

Con respecto a métodos alternativos, como pueden ser las cadenas, nos encontramos que este tipo de ruedas para la nieve no hay necesidad de montarlas y desmontarlas y no solo eso, sino que podemos reutilizarlas incluso de un año para otro.

Si nuestra zona no es fría durante demasiado tiempo, podemos dejar nuestros neumáticos de invierno bien guardados y al año siguiente volver a colocarlos. Eso sí, respetando todas las medidas  de seguridad habituales, como respetar el límite de dibujo de 1.6mm.

Volviendo a ponerlos frente a las cadenas, nos encontramos que estas maltratan a los neumáticos que estemos llevando, mientras que utilizar otros neumáticos nos permiten dejar los antiguos de lado en una de las épocas que más sufren y se desgastan, para volver a utilizarlos después cuando sea seguro.

En definitiva y añadiendo lo complicado de montar las cadenas (más en condiciones climáticas adversas) son una alternativa más que preferible para la montaña en otoño o invierno, pero… ¿Y en la ciudad?

Debes saber que mientras la temperatura sea inferior a los 7 grados este tipo de ruedas de nieve no igualan a los neumáticos normales si no que los superan, presentando mejor tracción y siendo más seguras. A partir de los 7 grados empiezan a perder enteros frente a los tradicionales, por lo que si tu zona no es fría y no piensas hacer ningún viaje no son necesarios, pero sin embargo en zonas en las que el invierno es más pesado son una buena idea tanto dentro como fuera de montaña.

Comparativa de ruedas de invierno

Si vives en zona fría y has leído esto probablemente ya estés convencido de usar ruedas de invierno en cuanto llegue el frío y es normal, pues es una idea magnífica, pero… ¿Qué marca debo comprar?

Probablemente te sea útil una pequeña comparativa de neumáticos para el invierno:

Todos los años, el ADAC, el club del motor más prestigioso de Alemania se encarga de publicar una comparativa de neumáticos de este tipo teniendo en cuenta todas las variables posibles: La adherencia en seco, adherencia en mojado, también en nieve y hielo, gasto de combustible, desgaste e incluso el sonido, recopilados en una tabla en la que puedes medir a la perfección cual es el neumático para ti comparando la relación calidad precio.

Tabla compartiva de neumáticos de invierno

 

Ojo, pues en esta tabla cuanto menor el resultado mejor es el neumático. Comparando estos resultados con los precios podrás encontrar los mejores neumáticos exactamente para ti.

Ten en cuenta que si no estás en una zona realmente inclemente, los resultados de “adecuado” posiblemente sean perfectamente buenos.

¿Son difíciles de poner y quitar los neumáticos de invierno?

Por último, una de las mayores preocupaciones que puedes tener es: “¿Cómo montar los neumáticos?”. Ya es suficientemente complicado recordar cómo montar las cadenas. Como para pasarse a un método alternativo…

Pues el proceso de montaje de un neumático de invierno es exactamente igual que el de un neumático normal. De hecho no tendrán problema para hacértelo en cualquier taller y volver a cambiarlos cuando acabe la temporada de invierno, por tus neumáticos estándar.

Como nota curiosa, a la hora de montar ruedas de invierno podemos poner ruedas de un código de velocidad inferior al que viene homologado para nuestro vehículo. Esto es perfectamente legal siempre y cuando llevemos una pequeña pegatina que especifique el límite del neumático que llevemos montado en ese momento (Que te podrán facilitar sin problema en las estaciones de ITV por ejemplo). Esto es solo una curiosidad porque actualmente ya hay neumáticos de invierno con códigos superiores a los 200 km/h.

También te pueden surgir dudas sobre, al igual que las cadenas, han de montarse solo dos neumáticos (los del eje motriz) o es obligatorio montar cuatro. Si bien es legal ir solo con dos, lo más recomendable con diferencia es montar los cuatro, además al fin y al cabo posiblemente los reutilizarás, así que recuerda que lo que te juegas es tu seguridad, y el aumento de estabilidad y tracción en la nieve con cuatro neumáticos de nieve respecto a solo dos será realmente notable.

Recuerda no obstante, que todas las buenas costumbres para el cuidado de los neumáticos (revisar la presión, la profundidad de las marcas de rodaje, etc) se siguen aplicando a este tipo de neumáticos y ya los vayas a llevar solo durante un mes o durante dos largas estaciones es más que recomendable cuidarlos.

By | 2016-12-28T19:33:47+00:00 Octubre 18th, 2016|Información interesante, Neumáticos|0 Comments

Leave A Comment