Los neumáticos son un producto perecedero

Los neumáticos perecederos

Los profesionales del mundo de los neumáticos siempre insistimos en lo importante que es para la seguridad de las personas cambiar las ruedas del vehículo y llevar siempre las correctas. Son un producto perecedero que no dura para siempre. Tienen una vida limitada, por lo que en el momento en el que empiezan a degradarse, es hora de reemplazarlos por otro juego de neumáticos nuevos. No puedes poner en riesgo tu seguridad y la de tus acompañantes.

En este artículo, queremos concienciar a los usuarios de lo importante que es equipar el vehículo con unos vehículos en buen estado.

Los neumáticos son muy importantes, porque ten en cuenta, que es lo que sujeta el vehículo a la carretera. Si andamos con las ruedas en mal estado, podríamos incluso tener un accidente. Por ello, siempre es muy importante que se encuentren en buen estado. Esto puedes saberlo por ti mismo, porque notarás que igual ya no frena como antes o que incluso puede llegar a patinar un poco ante algunas condiciones climatológicas adversas, porque no siempre hace buen tiempo cuando viajamos en coche por la carretera.

Pero antes de que entiendas porqué los neumáticos no son para siempre y por qué debes de cambiarlos, ten en cuenta lo siguiente, los neumáticos tienen 4 funciones principales:

  • Sujetar el coche. Una de las principales funciones es soportar el coche, los 4 neumáticos son capaces de soportar el peso del vehículo.
  • Se enfrenta a las irregularidades de la carretera. El aire y el nitrógeno de los neumáticos hacen que actúen como un muelle, por eso son tan importantes y aumentan la comodidad y estabilidad en la carretera.
  • Dirección. Los neumáticos giran al girar el volante, deberá estar listos y en buen estado para enfrentarse a la carretera y que puedas conducir con normalidad. Es muy importante tenerlos en buen estado siempre.
  • Transmitir la tracción y la fuerza de frenado. Con los neumáticos puedes conducir y frenar. Y dependiendo de su estado, esto es mayor o menor. Si no quieres que el coche frene tarde o mal, tendrás que cuidarlos.

Estas son por tanto, las 4 funciones que llevan a cabo los neumáticos, por eso son tan importantes a tener en cuenta, porque un buen cuidado de los mismos y reemplazo a tiempo, hace que no te expongas a accidentes y que puedas conducir siempre de manera segura.

Los neumáticos no son algo perecedero, no son algo para siempre y que puedan durar toda la vida. Los neumáticos duran un tiempo determinado, por eso es importante contar con buenos neumáticos. Son toda una garantía para tus viajes, para que disfrutes de un viaje seguro y cómodo.

Siempre recomendamos comprar neumáticos de calidad, que incluso permitirá aumentar la distancia de frenado y riesgo de derrape. Pero ojo, porque una presión inadecuada o unos neumáticos desgastados, son malos por varias razones: aumentan el consumo del combustible y las emisiones CO2, por otro lado, reducen la seguridad. Por tanto, una de las principales razones es la seguridad, que siempre es lo que más importa en la carretera, tu seguridad y la de quienes te rodean.

 

¿Puedo evitar dañar los neumáticos?

Existen recomendaciones para evitar dañarlos y que te duren más tiempo, pero esto no es sinónimo de no cambiarlos nunca. Los neumáticos igualmente tendrás que cambiarlos antes o temprano, por todas las razones que te hemos comentado de consumo y seguridad.

Para evitar dañar los neumáticos, tendremos que hacer lo siguiente:

  1. Comprueba la presión de los neumáticos de forma periódica. Es importante que compruebes la presión de de las ruedas. Se recomienda hacerlo al menos una vez al mes y con los neumáticos fríos. Éstos tienen a perder presión y un par podría tener menos presión que el otro, lo que haría que fuera más complicado de controlar de cara al frenado y que incluso se pueden desgastar más rápido. Recuerda que la presión debe de ser “normal”, ni mucha ni poca. Porque si tienen presión de más podrán reducir la adherencia, la frenada es menos estable y se reduce el control del vehículo, vamos, que da como resultado algo verdaderamente peligroso.
  2. Comprueba el estado de los neumáticos. Tendrás que comprar de forma periódica el estado de los neumáticos. Si ves alguna grieta o daño, tendrás que llevarlos a reparar.
  3. Profundidad de la banda de rodadura. El mínimo legal es 1,6 mm, por lo que tendrás que comprobar si se mantiene en valores normales.
  4. Emprende una acción en caso de impacto. En el caso de que un neumático reciba un impacto, lo mejor es que la lleves a mirar por si acaso tiene un problema interno. Se recomienda cambiar los neumáticos cuando la profundidad es menor de 3 mm (o 4 mm).

Si sigues estas recomendaciones y lo cumples, te podrán durar más tiempo todavía por lo que estarás contribuyendo a potenciar tu seguridad en la carretera. Es importante que tengas en cuenta que con los neumáticos no se juega, no duran para toda la vida, sino que tendrás que cambiarlos cuando pasen de unos determinados kilómetros o hayas comprobado efectivamente que están desgastados, pero jamás los tengas al límite porque podrías tener un accidente.

 

¿Por qué decimos que los neumáticos no son un producto perecedero?

Porque no están hechos para que un mismo par pueda durar para toda la vida. Si no coges el coche nunca, igual sí, pero se acabarían deteriorando igualmente o si el coche por falta de uso. Pero sea como sea, no son un producto perecedero aunque para muchas personas pueda parecerlo.

Desde CEE Neumáticos podrás comprar los neumáticos siempre que los necesites, y elegir el mejor modelo para tu coche, puesto que siempre trabajamos con las mejores marcas y las que mejor se adaptan a tus necesidades. Además, te ofrecemos un precio competitivo para que puedas cambiarlas siempre con nosotros. Si quieres obtener más información sobre nuestros neumáticos, no dudes en contactar ahora sin compromiso para que podamos ayudarte en lo que necesites.

 

 

By | 2017-03-22T11:59:17+00:00 Marzo 22nd, 2017|Neumáticos|0 Comments

Leave A Comment